jueves, 13 de enero de 2011

Intercambios de culpas entre los políticos de Líbano



Se acrecentó la incertidumbre política en Líbano debido al colapso del gobierno unidad del Primer Ministro Saad Hariri Gabinete después de que 10 ministros de la opositora Coalición 08 de Marzo y un ministro leal al presidente Michel Sleiman renunciaron. Este hecho es significativo ya que es la primera vez en la historia política libanesa que un gobierno cae por las renuncias de un tercio más uno de sus miembros.

Tras las renuncias de los ministros, sectores del 08 de Marzo aseguraron que la Coalición tiene mayoría en el Parlamento, lo que le permite el nombramiento de un candidato propio para el cargo de Primer Ministro durante las consultas parlamentarias vinculantes llevada adelante por la Presidencia. La Coalición 14 de Marzo de Hariri podría perder su mayoría parlamentaria si el socialista Walid Jumblatt abandona sus filas y pasa a la Coalición 8 de Marzo.

En una declaración por parte de la Presidencia, fueron aceptadas las renuncias de los ministros y se pidió al Consejo de Ministros permanecer en sus cargos en calidad de interinos hasta que un nuevo gobierno sea formado. Nabih Berri, vocero del Parlamento, al finalizar una reunión con el Presidente Sleiman, declaró que las consultas vinculantes con los legisladores, para el nombramiento del un nuevo Primer Ministro, se iniciarán el día lunes al medio día y se extenderán por dos días.

Sin embargo resulta poco probable que un nuevo gobierno pueda formarse antes del anuncio del Tribunal Especial que se espera para la semana que viene.

Mientras se aguardan las negociaciones para la formación del nuevo gobierno de unidad nacional, las críticas entre los diferentes sectores han ido en aumento.

Samir Geagea, líder de Fuerzas Libanesas, culpó a la rival Coalición 08 de Marzo de buscar prerrogativas propias de un “estado stalinista” y de calificó de ilógica a la demanda de que el Primer Ministro, Saad Hariri, debía renunciar al Tribunal. Geagea también predijo que no habría un "Doha II", o intervenciones extranjeras para resolver la crisis política del país nacional.

Walid Jumblatt, líder del Partido Socialista Progresista, atribuyó el fracaso de los esfuerzos de mediación de Arabia Saudita y Siria a las "fuerzas de la oscuridad", aludiendo a las principales potencias occidentales y culpó a la Coalición 14 de Marzo de sostener un discurso demagógico para sus seguidores, en vez de enfrentar la realidad. Jumblatt también expresó su esperanza de que los contactos entre los grupos políticos libaneses no se interrumpiesen, ya que incluso durante la Guerra Civil se continuaron.

La opinión pública está fuertemente polarizada entre quienes culpan a Hezbollah y sus aliados regionales por la falta de un compromiso y los que culpan a Hariri de rendirse a la voluntad de norteamericana en un intento arrinconar a la resistencia islámica. Si bien no se han registrado incidentes entre las facciones, patrullas del Ejército y puestos de control fueron vistos en todo Beirut la noche del miércoles, en una medida preventiva contra posibles incidentes.

Por otra parte, Riad Salameh - Gobernador del Banco Central del Líbano - aseguró de que la moneda del país se mantiene estable y el gobierno es disolvente luego de salida de la coalición. El Banco Central libanés ha mantenido la paridad de la libra libanesa en 1500 con respecto al dólar durante más de 10 años y cuenta con las reservas en moneda extranjera y oro necesarias para defender que esa política.

Hasta el momento resulta destacable que políticos, de todos los sectores, han instado a sus seguidores a no trasladar sus demandas a las calles. También hay que tener en cuenta que, con anterioridad, los políticos libaneses han podido llegar a acuerdos en situaciones extremadamente complejas.

2 comentarios:

marcelo dijo...

Muy interesante post,con tu permiso hice un link hacia mi Blog.

Fernando Bazán dijo...

Muchas gracias por su apreciación.
no hay inconvenientes por el link.
Cordialmente

Fernando Bazan