lunes, 23 de septiembre de 2013

Nuevo plan de seguridad en Líbano



Personal de seguridad libanes comenzó a desplegarse en los suburbios del sur de Beirut, como parte de un plan para reemplazar los puestos de control establecidos por Hezbollah tras una serie de atentados con coches bomba en esa área. Una fuente de seguridad dijo que cientos de hombres, que se están desplegando, habían sido extraídos del Ejército libanés, Fuerza de Seguridad Interna (FIS) y de Seguridad General para garantizar la seguridad en los suburbios. Como parte de la implementación, la fuerza de seguridad creará 44 puestos para reemplazar a los recientemente erigido puestos de control de Hezbollah y se espera que el Ejército sea estacionado en las entradas de los suburbios donde la policía se encargará de supervisar las medidas de seguridad dentro de la fortaleza de Hezbollah.

Cientos de policías se desplegarán en los suburbios del sur Beirut, en una medida bien recibida por Hezbollah, desestimando las acusaciones de "seguridad propia" vertidas contra el partido por sus detractores. Cerca de 800 agentes de seguridad se reunirán en la sede de las FIS, antes de extenderse hacia los suburbios -conocidos como Dahiyeh- y según el jeque Nabil Qaouk , un funcionario de alto rango del partido "Hezbollah liberó el sur de Líbano y nunca ha impuesto medidas de auto- seguridad (…) Hezbollah ha dicho en repetidas ocasiones que no es un sustituto de los servicios de seguridad del Estado (…) Preservar la seguridad en todo Líbano es la responsabilidad y el deber del Estado y la seguridad de Dahiyeh y sus habitantes no pueden dejarse de lado”.

La Agencia de Información Nacional dijo que "Las fuerzas de seguridad comenzaron a implementar el operativo desde la entrada noreste de Dahiyeh -en las cercanías de Galerie Semaan Avenue- hasta Iglesia de San Miguel, con el fin de ser desplegados a partir de la iglesia en el norte con dirección a la rotonda de la ruta Sfeir-Hadat Tayouneh y Al-Mosharfieh-Ghobeiri - puente de la rotonda del Aeropuerto". El ministro interino del Interior, Marwan Charbel, dijo que "Hezbollah respondió excelentemente con el inicio del plan de seguridad", señalando que "las unidades de reserva serán llamados para cubrir las vacantes y el trabajo en las oficinas (…) Es nuestro deber de velar por la protección de cada región libanesa expuesta al riesgo”.

Por otra parte, Sayyed Hassan Nasrallah, líder de Hezbollah, negó que su grupo haya recibido armas químicas procedentes de Siria. El mes pasado, los miembros de la Coalición Nacional de Siria (CNS) acusaron al presidente Al-Assad de transferirle armas químicas al grupo chiita para evitar la inspección, después de haber aceptado ponerlas bajo control internacional. En un discurso televisado Nasrallah sostuvo que "Esta acusación es verdaderamente ridícula (…) Somos conscientes de las dimensiones, del trasfondo de estas acusaciones y que estas tienen consecuencias peligrosas para Líbano”.

El partido de la Falange describió al plan de seguridad que se puso en marcha en los suburbios del sur de Beirut como "un primer paso alentador para ponerle fin a todas las formas de autónomas de seguridad.” En un comunicado, el partido cristiano precisó que "El Partido Falange ve en el plan de seguridad diseñado para Dahiyeh un primer paso alentador para ponerle fin a todas las formas de seguridad autónoma en Líbano, independientemente de cualquier preocupación que algunas partes podrían tener sobre el movimiento”.

Hezbollah ha sido objeto de críticas de sus rivales de la Coalición del 14 de Marzo, quienes sostienen que las políticas de seguridad independientes del partido desafían la autoridad del Estado y son un intento de controlar el país; además sostienen que tales medidas podrían incitar a otros grupos armados a llevar a cabo sus propios planes de seguridad, dada la inestabilidad del país. El Ejército libanés tiene sus propias medidas de seguridad para combatir los bombardeos en los bastiones chiitas de Beirut, incluidas patrullas callejeras, puestos de control y seguimiento de vehículos y personas.

En el fondo, Hezbollah le pasa la responsabilidad a un Estado que no existe y que no puede garantizarse a sí mismo su integridad territorial, por lo que difícilmente podrá “defender” los barrios del sur de Beirut de ataques o coches bombas. Hezbollah apuesta a la profecía auto cumplida, donde se necesita de una milicia armada que apoye al Ejército para garantizar la seguridad interna y la defensa de las fronteras. 






2 comentarios:

Guillermo Perez dijo...

Yo tengo una inquietud: si llegaran a ocurrir otros atentados en Beirut, ¿pasara lo mismo que con los barrios de sur convirtiendo a la ciudad en una gran Zona militarizada con todo lo que esto implica?

Guillermo Perez dijo...

Yo tengo una inquietud: si llegaran a ocurrir otros atentados en Beirut, ¿pasara lo mismo que con los barrios de sur convirtiendo a la ciudad en una gran Zona militarizada con todo lo que esto implica?