miércoles, 15 de diciembre de 2010

Reuniones y consenso regional


El presidente Bashar al-Assad sostuvo una sesión de las conversaciones con el Emir de Qatar, Sheikh Hamad bin Khalifa Al Thani, en la capital qatarí de Doha. Las conversaciones trataron las relaciones bilaterales y la cooperación permanente entre los dos países. Las partes también repasaron la evolución regionales, en particular en los territorios ocupados palestinos y en Irak, el estancado proceso de paz, y los esfuerzos realizados por Siria y Qatar para establecer la seguridad y la estabilidad en Líbano.

Esta es la 6 ª reunión, que durante el presente año, sostuvieron el presidente al-Assad y el emir de Qatar.

Tanto Assad como Hamad, destacaron la importancia de recurrir al diálogo para resolver la situación de estancamiento político del Líbano y evitar que el país se arrastre hacia la lucha; ambos líderes reiteraron su entusiasmo por ayudar a los libaneses para preservar la seguridad y la estabilidad del país.

El presidente Assad dijo que Siria sólo aceptará una acusación basada en pruebas y evidencias claras, con respecto a la acusación que se espera sea emitida por el Tribunal Especial para Líbano, para revelar los nombres de los asesinos del ex primer ministro libanés Rafic Hariri.

Siria y Arabia Saudita han mantenido esfuerzos diplomáticos para resolver este punto muerto, pero Assad se negó a revelar el contenido de las conversaciones, argumentando que anunciar las tratativas en los medios podría ser perjudicial para el trabajo político en sí mismo.

Por su parte, el Primer Ministro libanés, Saad Hariri, se reunió con el embajador saudí en Líbano, Ali Awadh Assiri. Tras la reunión, Assiri hizo un llamado a la paciencia y a un diálogo constructivo entre las partes con el fin de alcanzar soluciones que satisfagan a todos

El pasado viernes, Assiri organizó una cena en su residencia para el embajador sirio en el Líbano, Ali Abdul Karim Ali, el embajador egipcio, Ahmed al-Bidiawi y el embajador iraní en el Líbano, Ghazanfar Roknabadi. La reunión tenía por objeto analizar las alternativas para reducir la tensión en el Líbano.

Samir Geagea, líder de Las Fuerzas Libanesas, criticó la dependencia de los dirigentes políticos libaneses. Geagea hizo hincapié en que no se opone a los esfuerzos, pero dijo que era lamentable las autoridades libanesas pusieran todo en suspenso a la espera de los resultados de estos esfuerzos, sin llamar a una reunión de gabinete o una sesión parlamentaria.

La región está pendiente de los acontecimientos de Líbano, ya que además de la estabilidad libanesa, otros intereses están en juego y ellos forman parte de la agenda regional.

La expansión chiita, apoyada por Irán, es una de las mayores preocupaciones de los regímenes de la zona. Por otro lado, la desestabilización de Líbano abriría la posibilidad de una intervención israelí, sumiendo a la región en un caos y favoreciendo la aparición de fundamentalismos.

Además, los Estados de la región están experimentando un creciemiento ensus economías domésticas, principalmente en área turística, y un conflicto pondría en riesgo este desarrollo.

1 comentario:

marcelo dijo...

¿Cuandos sera el dia que Assad deje de "ayudar" al Libano?.
Primero fue su padre y ahora el.
El Libano NO le pertenece ni a los Sirios ni a los Israelies ni a los Iranies.
Libano para los Libaneses.